Las fotos del suicidio de Kurt Cobain liberadas por la policía de Seattle. Es difícil no llorar

Jeringas, cartuchos de las balas y la carta junto a su cuerpo…

“Seré una estrella de la música, me haré rico y famoso, me suicidaré e iré de este mundo en mi momento de gloria, igual que Jimi Hendrix”, fueron las palabras que dijo Kurt Cobain a un compañero de escuela cuando tenía apenas diecisiete años. Es difícil creer que la frase haya salido de su mente con total grado de consciencia, pero lo cierto es que una década más tarde, luego de haberse hecho rico, famoso y una verdadera estrella musical, el ícono de los noventa tomó una escopeta, metió el cañón dentro de su boca, y apretó el gatillo. Lo único que se escuchó después del estruendo, fueron las canciones de REM que sonaban desde el estéreo al interior del garaje de la casa donde Cobain vivía junto a Courtney Love, en Aberdeen, Seattle.

Murió durante la mañana del 5 de abril de 1994, pero su cuerpo sin vida fue encontrado tres días más tarde por Gary Smith, un empleado electricista que acudió al lugar para instalar un sistema de seguridad. En un principio, el hombrecreyó que Cobain estaba dormido. Fue en el momento en que vio la sangre que salía de uno de sus oídos, cuando miró a su alrededor y se dio cuenta que estaba parado sobre el lecho de muerte del músico; la escopeta, una caja con jeringas, restos de heroína, y la carta de despedida que había dejado a su mujer e hija, Frances Cobain. 

Daily Mirror

Los años anteriores a aquel 8 de abril, todos los conocemos de cierto modo. Una infancia difícil, el abandono de sus padres, las burlas en la escuela, su sensibilidad única y el talento que convertiría a ese chico frágil en una estrella de la música. Hoy, más de 23 años después de su muerte, Cobain sigue dejando huellas entre los jóvenes de todo alrededor del mundo. Y, a pesar de que ciertos rumores ingenuos sostienen que habría sido asesinado, el Departamento Policial de Seattle publicó una serie de fotografías que muestran la misma escena que encontró Gary Smith, el electricista, al momento de entrar en el garaje de Kurt Cobain. 

Los documentos con que identificaron el cadáver.

Departamento Policial Seattle

Sus pertenencias; lentes, cigarrillos, mechero, gorro.

Departamento Policial Seattle

Jeringas, cuchara y restos de heroína en una caja de habanos.

Departamento Policial Seattle

¿Triste? ¿Lamentable? ¿Desgarrador?

No hay palabras que logren describir esta tremenda pérdida. Hoy, sólo nos queda su música.

Recordamos a Kurt Cobain con lo que fue un verdadero himno interpretado durante el Unplugged de Nueva York.

Comentarios

comentarios