Cómo mejorar tu reputación en el buró de crédito

Si tienes mal historial en el buró de crédito, no debes sentirte mal, pues es posible mejorar tu situación y así incrementar tus posibilidades financieras.

Supón que te urge un crédito para alguna reparación o pagar la colegiatura o alguna consulta del médico. En caso de que tengas una mala reputación en el buró será difícil tramitar un préstamo, o bien lo obtendrás con altísimas tasas de interés.

Lo bueno es que existen soluciones. Reparar o regularizar tu historial crediticio puede ser una tarea más sencilla de lo que imaginas, especialmente si sabes exactamente de cuánto es tu deuda y cuáles son tus prioridades de gastos. Revisa la siguiente información.

¿QUÉ ES EL BURÓ DE CRÉDITO?

En México existen dos empresas privadas que revisan, reúnen y reportan mensualmente la información de las personas y compañías que reciben créditos, una es el Buró de Crédito, y la otra, el Círculo de Crédito.

Los bancos y otras instituciones financieras avisan a los burós cómo ha sido tu comportamiento como pagador de un crédito o servicio: si eres puntual o pagas con retraso, esto con la única finalidad de registrar el historial creditico de personas y empresas que tienen un servicio financiero. Es decir, que todo quienes hemos tenido algún producto o servicio a crédito (hasta un plan de teléfono celular), aparecemos en el buró de crédito.  Lo interesante es saber con qué calificación.

¿CÓMO SABER TU ESTATUS EN EL BURÓ DE CRÉDITO?

Si cuentas con tarjeta de crédito, departamental, crédito automotriz o hipotecario, o un plan de telefonía o de televisión de paga, lo natural es que todo eso esté en tu historial del buró de crédito.

Revisa tu situación en cualquiera  de estas empresas Buró de Crédito o Círculo de Crédito. Todas las personas tienen derecho a una consulta de historial gratis al año. Solo necesitas tener tu RFC, domicilio actual y algún estado de cuenta bancario.

¿CÓMO MEJORAR LA REPUTACIÓN EN EL BURÓ DE CRÉDITO?

Domicilia a tu tarjeta de crédito pagos fijos que cumplas puntualmente, así se verá que eres un cliente comprometido y responsable de tus pagos. Ejemplos de est tipo de pagos fijos son: tarjeta de crédito, crédito personal, agua, luz o teléfono.

Obtener varias líneas de crédito también ayuda; ¡IMPORTANTE! esto no significa tomar varios préstamos a la vez sin pensar, sino que los pidas con responsabilidad y solo si tienes el dinero para devolverlos, o un plan para liquidarlos.

Para evitar que las empresas te califiquen de manera negativa únicamente tienes que pagar a tiempo. Si pides algo a crédito ten este objetivo en mente.

Empieza un buen historial con una tarjeta de crédito. Antes, asegúrate de comparar opciones, incluidas tasas de interés, anualidades y beneficios. Si adquieres tu plástico solo para construir un historial de crédito, una tarjeta con un límite de crédito bajo es suficiente.

Resiste a la tentación de contratar “empresas milagrosas” que te ofrecen reparar el crédito rápido.

Ten en mente que después de cierto tiempo tu historial se borra. El plazo para que esto suceda depende directamente de la cantidad que quedaste a deber.

No dejes de pagar tus deudas, en caso de que tengas problemas de dinero, habla con tu prestamista, ya sea banco u otra institución financiera. Pide una opción de consolidación o reestructuración de deuda o de tasa de interés; o bien solicita pagos mensuales más bajos. Este acto demuestra tu interés de acabar lo antes posible con el problema.

Si buscas un intermediario que negocie tu deuda, acude a empresas formales avaladas por la Condusef.

Comentarios

comentarios